Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

‘Wanderlust’, el deseo de viajar y conocer nuevos lugares, es un anhelo que nos lleva a empacar un par de mudas de ropa y juntar todo el dinero que podamos para vivir unos días de aventura que serán tema de conversación cada vez que se preste la ocasión. El turismo es un motor importante para la economía regional de cualquier país. Hay diferentes tipos de turismo: ecoturismo, cultural, aventura, de sol y playa. Además, también hay diferentes tipos de turistas, principalmente dos: aquellos que toman fotos y se van; y aquellos que desean llevarse dentro un pedacito del lugar que visitaron. Estos turistas se conocen como viajeros, o viajeros responsables. Viajar en tiempo de crisis ambiental nos obliga a repensar nuestro comportamiento como turistas.

Visitar un lugar por su atractivo turístico genera diversos impactos, tanto económicos, como sociales o ambientales. Seamos conscientes o no de nuestro impacto, este sucede. Y como viajeros debemos intentar comprenderlos; si es que nuestra intención al visitar un lugar no es solo para admirarlo, sino también para conservarlo y que éste pueda seguir siendo admirado y disfrutado por los siguientes viajeros o incluso por nosotros mismos en nuestro próximo viaje.

En este siglo, la humanidad ha caído en cuenta sobre el inminente colapso ambiental al que estamos empujando los ecosistemas con nuestro consumo excesivo de productos y servicios. Es indispensable que tanto como individuos o como sociedad nos transformemos y tomemos decisiones racionales sobre la forma en que vivimos nuestra vida, para así restaurar el equilibrio que se ha perdido. 

Viajar nos permite conocer nuevos espacios, apreciar cómo se resuelven las necesidades locales y comparar con nuestros lugares de origen. Esto contribuye a la comprensión de nuestro entorno inmediato y ayuda a vislumbrar las relaciones que existen entre diferentes comunidades y sus integrantes. 

La forma en que viajamos marca una diferencia en los lugares que visitamos. Es por eso que al viajar en tiempos de crisis ambiental debemos ser mas conscientes de nuestro impacto en el lugar.

Las maravillas de viajar

Cada una de nuestras acciones y decisiones contribuye a la conservación del lugar que estamos visitando; desde elegir el medio de transporte que utilizaremos para llegar allá, asi como también el tipo de hospedaje, los centros de consumo que elijamos para alimentos y bebidas, el tipo de actividades que deseemos realizar y las amenidades que adquiramos como recuerdo de nuestra visita. Si lo que buscamos es que nuestra visita tenga un impacto positivo en el destino que hemos elegido, lo más recomendable es tomarnos un tiempo para conocer las opciones disponibles y elegir aquellas que generan un mayor beneficio para la comunidad local y el ecosistema en que se encuentran. 

Afortunadamente, en la era digital en la que vivimos, es cada vez más fácil acceder a información valiosa que nos permita tomar estas decisiones de forma anticipada al momento de planear nuestro viaje. Las redes sociales nos permiten explorar el destino que deseamos visitar con anticipación. Es muy común que un destino cuente con un sitio de información turística, un listado de hoteles, centros de consumo y atractivos culturales en la zona. Plataformas para compartir experiencias de usuarios de los servicios disponibles en los lugares que visitaremos nos permiten ver qué tipo de respuesta dan los proveedores de los servicios a las reseñas de sus clientes. 

Si deseamos contribuir a que el desarollo del destino que visitaremos sea más sostenible, además de considerar el valor que los proveedores de servicios otorgan a sus clientes, al momento de elegir los servicios que consumiremos, es de vital importancia que también se consideren las contribuciones que el proveedor hace a su comunidad local para fortalecer el destino en el que se encuentran. Nuestra decisión es crucial para que el destino transite hacia un desarrollo positivo y no se precipite hacia un crecimiento efímero e insostenible como lo es el turismo masivo que se rige por marcas o modas. 

Para que nuestros viajes no contribuyan al calentamiento global del planeta es necesario elegir el medio de transporte que utilizaremos durante nuestros recorridos. Opciones como el cicloturismo representan alternativas favorables con el medio ambiente y se pueden llevar a cabo desde distancias muy cortas hasta kilométricas, dependiendo el grado de pericia de los cicloviajeros. Sin importar el medio de transporte que hayamos elegido para nuestro destino debemos procurar recorrerlo a pie o haciendo uso del transporte público disponible, lo cual permite conocer más detenidamente el lugar que estamos visitando. Sin duda habrá que considerar que las alternativas sean seguras y convenientes. 

¿Escuchaste hablar del volunturismo? Se trata de un concepto que motiva al turista responsable a dar un paso más, ofrecerse como voluntario en los lugares que visite. Viajar en medio de una crisis ambiental nos da una responsabilidad extra.

Una vez realizado nuestro viaje, lo ideal para cerrar el ciclo sería contribuir a que en nuestra comunidad también se vea beneficiada de nuestro interés hacia el desarrollo de una comunidad. Una forma sencilla sería participar en un voluntariado o una actividad social. 

Habrá veces que podamos viajar a otros lugares para saciar nuestro wanderlust; pero también podemos hacerlo en nuestra propia comunidad, embelleciendo los lugares que le dan su identidad; así, otros viajeros se cruzarán con nuestros caminos y nuevas posibilidades se entrelazarán para seguir viajando, aprendiendo y compartiendo. No solo al viajar debemos recordar la crisis ambiental, también puedes ser un ciudadano responsable en tu propio lugar, en tu casa, revisando tus hábitos y costumbres.

Profile Photo

Mariana Solana

Mariana vive y ama Quintana Roo, en Mexico, donde ha aprendido a valorar la riqueza natural, cultural y social de esta region. Mariana se dedica a la proteccion del equilibrio del ecosistema, educacion a la sociedad en general y los niños en particular sobre la gravedad del impacto humano en el ambiente.

Programas de Viaje Destacados

Artículos Relacionados