Compartir:

Presentación del índice de preparación de competencia global de AFS para escuelas

por Melissa Liles, Directora de Compromiso Global, Programas Interculturales AFS

A medida que AFS lanza nuestro nuevo Índice de Preparación para la Competencia Global para las Escuelas, como miembro del equipo que lo desarrolló, esta ha sido una oportunidad para reflexionar sobre cómo las escuelas en las que estudié me ayudaron a prepararme para un futuro global.

Al crecer, nunca hubo una duda en mi mente. Simplemente sabía que algún día tendría una carrera que me permitiría descubrir nuevos lugares y conocer gente nueva en todo el mundo. Si bien no estaba muy segura de qué forma tomaría ese camino (en un día dado, “diplomático extranjero”, “piloto de línea aérea internacional” y “reportero gráfico trotamundos” eran igualmente atractivos para el yo de 12 años que nació mucho antes de que Dora la Exploradora hiciera su debut), no había duda de que algún día, de alguna manera, encontraría una forma de viajar y satisfacer mi curiosidad global para vivir.

Afortunadamente para mí, mi deseo por viajar y conocer el mundo fue fomentado por mi familia que, durante mi fase previa a Internet (sí, ¡prehistórica!), esa etapa de tener amigos por correspondencia, deben haber gastado una fortuna incalculable en sellos internacionales y papelería …

Aún más importante, mis escuelas y maestros me alentaron activamente a explorar mi curiosidad en muchas cosas variadas. Al proporcionar oportunidades regulares para el aprendizaje internacional e intercultural, me prepararon para el éxito en un mundo interconectado.

futuro global
Desde ser una ávida participante en actividades interculturales en la escuela hasta realizar los principales esfuerzos educativos en una organización global

¿Cómo exactamente? Por supuesto, no existe una fórmula mágica, pero, afortunadamente, todas las escuelas a las que asistí incorporaron diferentes oportunidades de exposición global y desarrollo de habilidades en sus entornos de aprendizaje a futuro:

  • Varios de los estudiantes en mi escuela primaria de Houston, Texas (EE. UU.) eran procedentes de México y Vietnam, por lo que nuestros cursos de estudios sociales, historia e idiomas regularmente dedicaban más tiempo a aprender acerca de estas comunidades, como por ejemplo conocer lo que impulsó su movilidad, así como sobre los primeros inmigrantes y las personas indígenas.
  • Además de las clases dedicadas de aprendizaje de idiomas, la comunicación de diferentes maneras se presentó como parte del trabajo escolar habitual. Por ejemplo, a pesar de que temía hacer deportes (y lo sigo temiendo), mi único consuelo cuando se trataba del gimnasio era esperar ejercicios de calentamiento diarios. ¿Por qué? Porque nuestros maestros de educación física nos enseñaron cómo contar hasta veinte en español, alemán y japonés. Hasta el día de hoy, comienzo mis abdominales con “ichi, ni, san …”
  • Cada primavera, mi escuela organizaba una feria multicultural a la que, como puedes imaginar, asistía con gran entusiasmo. Las actividades incluían arrojarse cascarones alegremente unos a otros para desearse buena suerte y hacer un lío colorido. Y con lo que fue sin duda una importante ayuda parental, compartí mis propias contribuciones que van desde el borscht hasta el baklava. Sí, estas ferias se centraban principalmente en alimentos, disfraces, costumbres y tradiciones de diferentes lugares del mundo, pero los artefactos “superiores del iceberg cultural“, como la comida, pueden ser una puerta de entrada para un mayor descubrimiento y comprensión de las culturas, lo cual incrementa en los alumnos una perspectiva más grande de un futuro global.
  • Más adelante en mis años de escuela secundaria, nuestra escuela no solo acogió a estudiantes internacionales, sino que también me ayudó a iniciar un programa educativo en el extranjero en Picardie, una joya escondida de una región en el norte de Francia. Me ayudaron a coordinar créditos académicos para el año con mi escuela anfitriona e incluso me organizaron para reunirme con algunos de mis compañeros de clase que participaron en un viaje de “Vacaciones de primavera” a París. Más tarde, la escuela me nominó para un programa de becas de un mes de duración en Túnez, una experiencia que transformó aún más mi vida y provocó en mí una nueva pasión por el idioma.

Problemas globales de aprendizaje. Segundo aprendizaje de idiomas. Currículum (micro) integración. Eventos. Intercambios educativos y viajes.

Oportunidades como estas son solo algunas de las que ofrecen las escuelas preparadas a nivel mundial para ayudar a los estudiantes a ampliar las perspectivas sobre sí mismos y el mundo que los rodea. Alientan a los alumnos a apreciar otras culturas y a estar abiertos a nuevas ideas, actitudes y tradiciones, no simplemente imponer las suyas a los demás (créanme cuando digo que mi año en Francia me abrió los ojos; la lección 1 la aprendí de manera muy dolorosa: la mayoría de los jóvenes franceses no están impresionados por la moda estadounidense). Fomentan la comunicación sensible y las habilidades de colaboración atenta. Demuestran concretamente cómo la diversidad combinada con el respeto puede hacer que las comunidades sean más fuertes e interesantes.

Las escuelas preparadas para el mundo toman medidas para ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas que se requieren en todas las profesiones, desde ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) hasta educación y cuidado de niños, finanzas y negocios. Esto es crucial considerando la proyección de la ONU de que mil millones, ¡eso es 1,000,000,000!, de personas jóvenes, ingresarán al mundo laboral en los próximos 10 años.

En resumen, necesitamos escuelas preparadas para el mundo porque construirán nuestra población preparada para el futuro global que nos espera.

Y a diferencia de cuando estaba en la escuela, esto no es algo agradable. Hoy, no podemos escapar de que, nos guste o no, dependemos los unos de los otros en formas que no hubiéramos imaginado y que gran diversidad se introduce en nuestras vidas cada vez más. Por lo tanto, ya sea visto desde una posición “por el bien común” o, por el contrario, desde una posición de “hacer que nuestro país sea grandioso”, nos interesa aprovechar al máximo nuestras diferencias. Hoy, la competencia global es imprescindible y lo seguirá siendo a futuro.

futuro global
Las escuelas preparadas para el mundo construyen poblaciones preparadas para el futuro

Es por eso que la prueba PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) evaluará la competencia global de los adolescentes en todo el mundo, por primera vez en septiembre. También es la razón por la cual los expertos de todo el mundo exigen que en el futuro los maestros y las escuelas obtengan más capacitación y apoyo para el aprendizaje intercultural en todos los niveles, desde el establecimiento de políticas hasta la implementación práctica.

Entonces, ¿cómo puede saber si su escuela está preparada para educar para un futuro global? A pedido de nuestra red de escuelas en más de 60 países, AFS ha desarrollado el ‘Global Competence Readiness Index(Índice de Preparación para la Competencia Global). Esta poderosa herramienta fue desarrollada por educadores expertos y líderes escolares de todo el mundo. Te ayudará a reflexionar y evaluar en qué nivel se encuentra tu escuela en términos de fomentar la competencia global para los estudiantes. Luego, en no más de 15 minutos, puedes obtener un perfil de tu escuela, junto con una lista de pasos de acción específicos para avanzar en tu trabajo en la preparación de ciudadanos globales. Incluso incluye materiales prácticos que contienen planes de lecciones y actividades para ayudarte a ti y a tu escuela en todo el proceso. Obtén el perfil de tu escuela hoy mismo.

Para cerrar el círculo, en este punto te estarás preguntando: “¿Alguna vez realizaste el sueño de tu infancia?” Bueno, en los últimos 15 años mi trabajo en educación internacional me ha llevado a más de 50 países. En el camino, he forjado conexiones de por vida y que cambian la vida con estudiantes increíbles y educadores apasionados en lugares tan diversos como Egipto, Honduras y Noruega. ¡Incluso tengo un esposo holandés! Estoy asombrada y orgullosa de que mi trabajo haya ayudado positivamente a más de 150,000 jóvenes, y un número similar de familias anfitrionas y maestros, que han participado en programas de AFS y han dado pasos en sus viajes para convertirse también en ciudadanos globales activos durante mi tiempo en el trabajo.

Agradezco a las escuelas en las que estudié, porque estuvieron preparadas para el mundo y me llevaron por un buen camino.

futuro global
Evento Virtual ‘AFS Global Conference’ – 22 y 23 de Octubre

Sobre el autor: Melissa Liles actualmente dirige el compromiso global y el liderazgo de pensamiento de AFS. Dirigió los esfuerzos de educación de AFS en todo el mundo desde 2008 hasta 2017. Durante este tiempo redefinió el enfoque educativo de la organización, lanzó una iniciativa de capacitación global de vanguardia para más de 50,000 estudiantes adultos, desarrolló planes de estudio utilizados hoy en 60 países para fomentar una mayor profundización. Aprendizaje intercultural para estudiantes, familias y escuelas que participan en programas de intercambio de AFS, y estableció una lista de conferencias recurrentes dedicadas a la educación para la ciudadanía global en Asia, Oceanía, América Latina, África y Europa. Ha presidido el Consejo Asesor Educativo de AFS de distinguidos académicos internacionales desde 2009.

Lee el mensaje del presidente y CEO de AFS, Daniel Obst: Ser ciudadanos globales ya no es opcional.

Artículo por: Melissa Liles
Traducido por: Nat Dávila

AFS Intercultural Programs

Cortesia de AFS… AFS … es una organización no gubernamental, sin animo de lucro, internacional, y voluntaria que ofrece oportunidades para el aprendizaje intercultural, con el objetivo de ayudar a sus participantes a desarrollar conocimiento, habilidades y el entendimiento necesario para crear un mundo mas junto y pacifico.

Programas de Viaje Destacados

Artículos Relacionados

× ¿Le puedo ayudar en algo?