Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

¿Estás pensado en organizar un viaje grupal? Bueno, seguramente te habrás dado cuenta que la planeación no es para nada sencilla. Al hacer tu investigación inicial, verás que hay muchas opciones, múltiples presupuestos y, por supuesto, una infinidad de opiniones. Es un panorama ideal para la confusión y es normal que te sientas abrumado con la cantidad de información. En fin, organizar un viaje ya es de por sí una aventura. Pero, ¿vale la pena? Claro que sí. Si bien se trata de un desafío enorme los resultados pueden ser bastante gratificantes.

Entre la lista de posibilidades vas a encontrar una alternativa realmente llamativa: optar por organizar un viaje de voluntariado. Sí, escuchaste bien. Existen numerosos programas especialmente pensados para que un grupo de personas viaje y colabore con una causa en particular. Si bien está claro que el tipo de travesía depende del perfil de los viajeros, hay una gama de voluntariados tan amplia que seguro existe algo que se adapte a los gustos y necesidades de los involucrados.

¿Sigues dudando? En ese caso te invitamos a leer este breve artículo con cinco beneficios de organizar un viaje de voluntariado en grupo.

organizar un viaje
Los viajes en grupos pueden ser experiencias inolvidables.

1. Ser más que un turista.

La experiencia del voluntariado va mucho más allá de una visita esporádica para conocer algunos monumentos y comer la comida típica del lugar. Los participantes no sólo verán estatuas y museos, también interactuarán con gente y compartirán historias únicas. En fin, serán realmente parte del espacio y, dependiendo el tiempo de la estadía, también formaran parte de la rutina.

Ser un voluntario implica llevarte algo más que una linda colección de fotos y vídeos para revisitar en tu hogar. Esta vivencia significa establecer una relación real con lo que te rodea y construir una segunda casa en otro territorio.

2. Aprender en el voluntariado.

Es innegable que todo voluntariado representa un enorme aprendizaje en varios los niveles. Obviamente hay una adquisición de conocimiento práctico que puede ir desde construir o mejorar la infraestructura de una lugar hasta enseñar en una una institución o ayudar al medio ambiente, entre varias opciones. Es prácticamente imposible que estas herramientas no sean útiles para el resto de la vida de los voluntarios.

Aún así, tampoco podemos olvidar la parte más social o humana de la experiencia del voluntariado. Al conocer en profundidad otros estilos de vida y generar un contacto estrecho con una nueva comunidad, los viajeros ampliarán su cosmovisión del mundo.

voluntariado
Los nuevos contextos siempre dejan un aprendizaje.

3. Producir un cambio positivo

Los voluntariados están pensados para dejar una huella positiva. Aún si sólo es por unos pocos días la verdad es que, sin importar el programa en el cual se esté participando, los viajeros siempre pueden aportar su granito de arena. Como organizador debes preguntarle a los involucrados qué problemática los mueve más y buscar una opción que los motive a colaborar. Entusiasmar al grupo es una parte fundamental para el éxito del viaje pero, una vez alcanzado eso, la verdad es que todo fluye y se puede generar un aporte enorme a la causa elegida.

4. Fomentar el trabajo en equipo.

Al viajar en grupo para hacer un voluntariado es importante generar un equipo sólido que pueda apoyarse ante cualquier circunstancia. Es posible que estas personas ya se conozcan de antes pero el contexto los hará relacionarse de una manera diferente. A lo largo de la aventura pueden haber altibajos nacidos de la convivencia pero, así con todo, el tener un objetivo en común propicia a que se generen relaciones de camaradería a largo plazo. Una de las tareas más importantes al organizar un viaje es buscar espacios de convivencia que acerquen a los participantes. ¡Un buen clima grupal puede hacer que la experiencia sea aún mejor!

viajar en grupo
Se puede pasar un buen momento mientras se colabora con una causa.

5. Pasar un bueno momento

Seamos sinceros, ¿Quién no tiene una buena anécdota de viaje? Son sencillamente las mejores historias, las más caóticas y las más divertidas. Estas vivencias son difíciles de olvidar y nos dejan una marca que dura para toda la vida. Si bien la experiencia puede tener un propósito mayor que simplemente pasear por el lugar, sigue siendo importante pasar un buen rato. Por eso, al organizar un viaje, contempla que el espacio de recreación y el del voluntariado estén bien balanceados.

¿Cuál es el voluntariado indicado para el grupo?

Lo esencial siempre es preguntarle a los viajeros si quieren hacer un voluntariado y, en el caso de que la respuesta sea afirmativa, descubrir qué quieren hacer. Si tu grupo está conformado por menores de edad la participación parental durante el proceso también será fundamental. Otro aspecto importante para tomar en cuenta es el presupuesto de los participantes ya que, por más que hayas encontrado un programa de acuerdo a sus gustos, si no pueden pagarlo no tiene caso ni plantearlo como una posibilidad. Si logras balancear estas dos cuestiones es casi seguro que llegarás a buen puerto y podrás organizar un viaje increíble.

¿Sigues en la búsqueda de ese voluntariado perfecto? ¡Te dejamos algunas opciones de Bright Light Volunteers! Esta organización sin fines de lucro tiene una amplia variedad de opciones especialmente pensadas para llevar grupos de viaje.

Programas de Viaje Destacados

Artículos Relacionados